Estadio Olímpico Nacional de Beijing Vs, Defensores del Chaco


Nombre: Beijing Olympic Stadium
Arquitecto: Herzog & de Meuron
Fecha de inauguración: 2008
Costo: $500 milliones
Capacidad: 100.000 puestos

Ubicado en la Villa Olímpica, el Nido de Pájaro (313 m de diámetro y 69,2 m de alto) es una de las 12 instalaciones deportivas nuevas, formada por 24 columnas concéntricas de acero (de una tonelada cada una), fijadas al huevo, una estructura de hormigón que aloja las tres bandejas con tribunas para 91.000 espectadores (ninguno a más de 140 m del centro del campo de deportes), con butacas con auriculares y espacio para sillas de ruedas; dentro del Nido, una cáscara transparente de EFTE regula el paso de luz y recoge agua, pero en días de elevada temperatura y humedad convierte el estadio en un sauna para multitudes.

Mucho se hablo de este estadio, la verdad que parece un nido de pájaros un poco flacos, no de un hornero por supuesto, a mi realmente me da la sensación de una pantufla de vieja coreana, como las que vemos en los almacenes esquineros de nuestra ciudad.

La verdad que los suizos Herzog & de Meuron la tienen clara, pueden ver los demás proyectos del concurso acá, la idea de ellos es la mas fuerte relacionada a la cultura china y quizás al entorno, según mostraron en la tv había algún nido por alrededor, pero según los autores mas importancia le dieron a la cerámica tradicional china, a los tazones. Los jurados como Koolhaas, Nouvel o Perrault le dieron el ok, y que jurados.

Bueno en Paraguay tenemos el Defensores del Chaco, la idea fuerza fue construir un gran volumen que comprima su entorno para que cuando los barra bravas quieran enfrentarse a la salida, lo hagan sin ningún tipo de problemas, al mejor estilo del lejano oeste en un corredor de calles que nadie pueda escapar de la tremenda golpiza.

La acústica fue pensada para que todos los vendedores puedan desarrollar su función sin ningún tipo de dificultad, cuando griten “leche leche” los perros le escuchen desde norte a sur.

La estructura con supervigas de HA a la vista, insta a los espectadores a la rápida evacuación de aquel posible derrumbe por la desnutrición de las mismas.

Las butacas son de plástico recontraduro y hormigón a la vista, para que uno se siente y no se vaya a quedar dormido por el magnífico espectáculo futbolístico de nuestros equipos nacionales.

También tenemos los baños, cuna de grandes, medianos y pequeños poliretrometanos fundidos, que elevan sus aromas al más alto estilo francés.

Y por último, las grandes vallas super metálicas que permiten la creación de espacios flexibles diferentes para su perfecto uso, como las grandes filas de cacheo, antes de pasar por el molinete óptico castra distraídos, y por fin ingresar a aquel santuario de grandes.

Después voy a mechar el Estadio Centenario que conozco de chico, y ese si que hace rato no produce resultados…