Resumen: A principios del 2009 y por iniciativa del CIPAE, se conformó una Mesa Intersectorial de Hábitat y Vivienda; precisamente para relanzar esta alianza que resultó fructífera en su momento y que ahora, ampliada con las presencias oficiales del CONAVI acompañado ahora por la SAS (Secretaría de Acción Social) y la STP (Secretaría Técnica de Planificación) puede significar un ámbito de trabajo para discutir y proponer los lineamientos de una Política de Estado para la Vivienda y el Hábitat que aproveche la voluntad de servicio de la Sociedad Civil sumada a la obligación que tienen las instituciones oficiales de atender de forma coordinada una problemática que requiere de este tipo de acciones.

Agenda tentativa sobre el tema del hábitat popular en el Paraguay

Julio 2009

1. VISIÓN del programa de TIERRA, VIVIENDA Y DESARROLLO SOCIAL

El acceso a la VIVIENDA ES UN DERECHO universal y consagrado en la propia Constitución Nacional del Paraguay y cuando esta dirigida a los sectores sociales mas carenciados debería ser producto de una gestión participativa y planificada. Se busca trabajar con una filosofía que centre las acciones en el concepto de vivienda y hábitat adecuados y dignos en su más amplia acepción QUE:

Involucre en forma efectiva a todos los actores relacionados con la PRODUCCIÓN SOCIAL DEL HÁBITAT y en la CONSTRUCCIÓN DE COMUNIDADES, entendiendo por hábitat no sólo el objeto vivienda, sino el resultado de un rico proceso participativo e interactivo que produce el mejoramiento de la calidad de vida, el fortalecimiento de la autoestima de los pobladores y la integración familiar al barrio y a la sociedad

Potencie acciones integrales que prioricen el interés colectivo, donde cada individuo es co-responsable del proceso de construcción y mantenimiento permanente de su entorno, con RESPUESTAS HABITACIONALES ACCESIBLES A TODOS LOS SECTORES pero CON ATENCIÓN ESPECIAL A LOS MÁS VULNERABLES

Considere la necesidad de cultivar la conciencia del DERECHO AL HABITAT y el RECONOCIMIENTO DE LA DIVERSIDAD, abarcando el derecho a la ciudad, al campo y al territorio, sin exclusiones y en armonía con un medio ambiente SUSTENTABLE.
o Implemente y desarrolle una POLÍTICA DE ESTADO – GESTOR, que sea capaz de generar y fortalecer espacios para acciones descentralizadas con participación plena -como proonistas- de gobiernos departamentales y locales, las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones sociales de base, cooperativas de vivienda, empresas constructoras, centros de investigación, universidades y los diferentes sectores gremiales

Instrumente un SISTEMA NACIONAL DE VIVIENDA Y HABITAT, con recursos económicos y financieros genuinos, que contemple instrumentos tales como: un banco de tierra, aportes de la cooperación internacional y otras fuentes de financiamiento.

Ejecute planes habitacionales integrales donde vivienda, servicios, capacitación y trabajo constituyan los ejes fundamentales que generen un impacto económico positivo en el DESARROLLO – PAÍS

2. Fortalecimiento de un INSTRUMENTO INSTITUCIONAL

Como primer paso en ese sentido se busca establecer y consolidar una figura institucional relevante -con rango ministerial-, que permita en forma prioritaria atender el tema de la vivienda urbana, rural e indígena y que promueva programas para sectores de muy escasos recursos y otros, en forma coordinada con los diversos actores gubernamentales y de la sociedad civil presentes en el sector.

Es imprescindible la presencia activa de una institución que pueda articular a los actores sociales involucrados e interactúe con ellos para diseñar políticas de Estado y canalizar los fondos disponibles (siempre escasos) a la concreción de proyectos de interés social. El debate (todavía inconcluso) sobre el Proyecto de Ley de creación de la SENAVITAT debe buscar la participación directa de la nueva institución en el Presupuesto Nacional de forma a contar con recursos seguros para los programas de tierra y vivienda; aprovechando la aprobación reciente de la Ley de FONAVIS y su reglamentación pendiente. Trabajar en el campo relativo a la vivienda en forma coordinada entre las instituciones existentes y adecuarlas a los planes propuestos (CONAVI, SAS, INDERT, INDI, ONGs., OTROS) es una de las tareas que debe avanzar.

Una parte importante del desafío institucional pendiente está en encontrar caminos que promuevan distintas formas de participación y que permitan desarrollar una política integral que sea tan abarcante como para incluir a las áreas urbanas, al hábitat rural y a las comunidades indígenas. Un capítulo fundamental de la gestión institucional se debe expresar por medio de una eficiente articulación que involucre a la Sociedad Civil con las numerosas dependencias del Estado que intervienen en la producción de un hábitat digno, que signifique una superación en la calidad de vida de los sectores más desprotegidos.
3. Aspectos esenciales para una POLÍTICA DE TIERRA Y HÁBITAT POPULAR.

Una Política Nacional de Tierra y Hábitat Popular debe:

a. abarcar integralmente todos los temas relacionados a la tierra, la vivienda y el hábitat

b. contemplar en las soluciones habitacionales aspectos relacionados con la salud, la educación y el trabajo

c. incluir, como parte de las propuestas, al hábitat urbano, rural e indígena, como partes absolutamente indisolubles de la lucha contra la pobreza; proponiendo respuestas adecuadas a las características de cada grupo social y su contexto, instituyendo mecanismos de cooperación con las organizaciones de base y los sectores organizados de la sociedad civil en la toma de decisiones, que deben ser considerados proonistas activos respecto de la planificación y ejecución de las soluciones habitacionales

d. englobar diferentes ámbitos territoriales y su contexto -urbano, rural, indígena- respetando las particularidades culturales de cada grupo social por medio de acciones concretas que permitan el arraigo de la población en su territorio; asegurando la provisión de servicios de infraestructura básica y de acciones generadoras de fuentes de trabajo que mejoren la calidad de vida y a la vez, se conviertan en soluciones sustentables

e. instaurar mecanismos que faciliten la más amplia participación de aquellos sectores sociales directamente afectados

4. ACCESO A LA TIERRA

Un paso indispensable probablemente previo a la construcción de las viviendas y que es la base de todo programa habitacional, es la disponibilidad de tierra apropiada; por lo que se plantea:

o Priorizar la necesidad de diseñar y realizar un ambicioso plan de ordenamiento territorial urbano y rural, a los efectos de regular la expansión de la frontera urbanizada

o Recopilar y sistematizar toda la documentación disponible sobre la subdivisión territorial (parcelario potencialmente apto) y actualizar la información sobre la tenencia de tierras urbanas (catastro)

o Disponer de un banco de tierras capaz de apoyar los emprendimientos y regular el mercado de propiedades, a partir de un relevamiento preciso y eficiente

o Fomentar la accesibilidad a los programas de regularización de la posesión de tierra, respetando derechos adquiridos

5. Necesidad de la Diversidad de Programas

Considerar las estrategias y el marco legal necesario para llevar adelante programas de regularización integral del hábitat urbano en asentamientos precarios, el mejoramiento de la calidad de vida del hábitat rural y el estudio -en forma participativa- con las comunidades del hábitat indígena; utilizando distintas estrategias tales como:

1. Programas de acceso a la tierra7 mediante la regularización de asentamientos y ocupaciones existentes en todo el país.
Un aspecto importante a ser considerado en cada caso es el de la antigüedad de la población que se encuentra asentada en un sitio, de forma a considerar la posibilidad de no ampliar innecesariamente el área urbanizada de los municipios del país

2. Programas de nuevos asentamientos con el requisito de que, para promoverlos, cuenten con un mínimo de servicios básicos e infraestructura.

3. Programas de mejoramiento de barrios donde las acciones estén dirigidas a la reforma, ampliación y/o construcción de viviendas; o a mejorar la infraestructura de servicios

4. Programas de mejoramiento de viviendas para sectores de muy escasos recursos dentro del área urbana y en las zonas rurales

5. Programas de construcción de Soluciones Habitacionales en lote propio con la estrategia adecuada a cada caso (Construcciones completas, mejoras, ampliaciones, reciclajes)

6. Programas de construcción de Viviendas por parte de Cooperativas por Ayuda Mutua y/o Mejoramiento del Barrio; a los que se deben sumar los perfiles de dominio de la tierra conforme decisión de la comunidad y abarcando el área rural y urbana.

7. Programas complementarios como es el caso de la revitalización de conjuntos habitacionales deshabitados, la terminación de proyectos habitacionales inconclusos, el fortalecimiento de los Centros Históricos para su uso habitacional, el acceso a viviendas alquiladas, la renegociación con aquellos que integran la cartera de morosos, la precancelación en condiciones muy ventajosas y otras modalidades de uso/acceso a la vivienda

6. Los MOVIMIENTOS SOCIALES DE BASE

Construir plataformas de diálogo que permitan establecer de manera consensuada formas participativas y equitativas de desarrollo de programas dirigidos a personas con necesidades de vivienda adecuada

Resulta necesario establecer lazos de cooperación con las organizaciones existentes de campesinos, comunidades culturales indígenas y pobladores asentados de las zonas urbanas, buscando su coparticipación y corresponsabilidad para la obtención de sus propias soluciones habitacionales

Este coordinación significa promover formas de actuación solidarias, para lograr una sumatoria de las diversas capacidades de gestión (capital social incluido) de la población más necesitada

A lo cual debe ser agregada como un esfuerzo solidario de carácter nacional una planificación de la respuesta posible desde el Estado

Promover modelos de actuación que contemplen formas de participación y de negociación, buscando avanzar hacia la democratización de los deferentes actores sociales que participan en la problemática del hábitat.

7. REGISTRO NACIONAL DE BENEFICIARIOS

de Programas de Vivienda Crear un registro nacional de personas beneficiadas con programas del Estado y de organizaciones de la sociedad civil, que facilite la optimización de los recursos destinados a los programas de tierra y vivienda.

o Se están dando los pasos dirigidos a la creación de un Registro Nacional de Beneficiarios de Programas de Vivienda donde queden claramente identificadas las personas que han recibido beneficios por parte del Estado u otra organización (tales como ONG) de forma a no duplicar el esfuerzo y las inversiones.

o Esto permitirá disponer de una estadística de las acciones realizadas por el Estado y las entidades no gubernamentales con los datos precisos acerca del año de realización, acerca de la conformación del grupo familiar beneficiado, acerca de la ubicación, del tipo de solución habitacional y de los compromisos asumidos por dicho grupo

o Por esta vía se podrá establecer tanto la identidad de los beneficiarios como el tipo de aportes que han recibido

o En el Paraguay esto es casi un paso previo porque a la fecha un número importante de personas ya ha recibido diversos aportes que han sido realizados en nombre del Estado paraguayo desde diversas instituciones, como ser el IPVU, el CONAVI, la SAS, el INDERT y asimismo, con otras fuentes de financiación desde el ámbito de la cooperación internacional, desde diversas organizaciones de la Sociedad Civil

8. DESCENTRALIZACIÓN Y DESCONCENTRACIÓN de la EJECUCIÓN de Programas de Vivienda

La incorporación de actores aporta siempre al aumento de la cantidad y calidad de las posibles respuestas, buscándose ampliar el campo de aportes dirigidos a este sector muy vulnerable de nuestra sociedad y por lo tanto, de quienes se sentirán responsables de los resultados de una acción en la que tuvieron un determinado grado de participación:

Promover la planificación y ejecución de soluciones habitacionales en forma descentralizada, con el apoyo de los gobiernos locales y regionales; con la supervisión (y el asesoramiento) del organismo gubernamental especializado en este campo, en la medida que estas hasta hoy débiles estructuras, vayan fortificándose en el rol de promotores y contralores en su respectiva región.

Las instituciones locales están en principio mejor capacitadas para detectar las necesidades, seleccionar respuestas adecuadas, aprovechar recursos, aún cuando hoy aún adolecen de otras debilidades en el campo técnico, que reduce su potencial participación. Dichas limitaciones se refieren a recursos humanos capacitados y áreas específicas de trabajo dirigidas a esta temática. Es posible que aparezcan dificultades (que se deben prevenir); tales como demoras excesivas en la tramitación, en la provisión de servicios y/o en el traspaso de la titularidad de los terrenos en los que se construyen las soluciones habitacionales

La postura desconcentradora consiste en crear condiciones que permitan la participación activa del sector privado (con sus diferentes figuras) incorporando además actores tales como las empresas constructoras, las ONGs, las cooperativas, sabiendo que, por supuesto, ellas también presentan sus propias limitaciones. Por ello se debe extremar la gestión del Estado en el sentido de estar siempre presente velando por los resultados pero sin realizar directamente la tarea

9. ÉNFASIS EN LA IGUALDAD Y LA JUSTICIA SOCIAL

La equidad es la carta de presentación de una política solidaria de Estado. Y ello debe ser demostrable justificándose con absoluta certeza cada gasto realizado. En caso contrario se ofrecen flancos débiles y se corre el riesgo de que los apresuramientos y las buenas intenciones no puedan ser contrastadas con la realidad. Por ello hay que comprender que:

Sin equidad, toda inversión del Estado (como figura sostenida por todos) genera privilegios (incluso entre los más necesitados)

La solución instantánea para todos es una meta imposible. Inevitablemente es necesario establecer prioridades que deben estar sólidamente fundamentadas y respetarlas en el desarrollo de los planes

Aún cuando posiblemente haya siempre disconformes, resulta fundamental disponer de una adecuada justificación de las decisiones asumidas y su orden de priorización

Por ello es deseable que las decisiones adoptadas sean tomadas en forma compartida y con la máxima participación posible de todos los actores involucrados; para asegurar la corresponsabilidad de los mismos

Participaron en la redacción de la Agenda las siguientes organizaciones:

Organizaciones No Gubernamentales
Comité de Iglesias de Ayuda para Emergencias –CIPAE-, Centro de Desarrollo, Hábitat y Medio Ambiente –Cedes/hábitat-, Centro de Estudios Urbanos, Rurales y Ambientales –Ceura-, Axial Naturaleza y Cultura –Axial-, Hábitat para la Humanidad, Mingará.

Universidades
Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción –FADA UNA y Carrera de Arquitectura de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad Católica FACYT UC

Loading Facebook Comments ...
Te gustó el contenido de este sitio? Suscribite aquí y recibirás períodicamente las nuevas publicaciones en tu e-mail.

Vea también...

  • No tiene mas proyectos este usuario en el portal.