El arquitecto danés Jorn Utzon, creador de la Ópera de Sídney, ha muerto hoy a los 90 años de un fallo cardíaco mientras dormía, según han informado fuentes familiares.
Considerado uno de los arquitectos más importantes del siglo XX, Utzon había regresado hacía más de un año a su Dinamarca natal después de haber residido varias décadas en Mallorca, donde dejó dos de sus últimas obras, Can Lis (1973) y Can Feliz (1994), en la que vivió durante años con su mujer.

Ganador en el 2003 del Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura, Utzon nació el 9 de abril de 1918 en Copenhague, aunque se mudó de pequeño a la localidad de Aalborg. Allí se inauguró el pasado mayo un centro de investigación dedicado a su obra, diseñado por él mismo y por sus hijos Jan y Kim, y donde se conserva su archivo personal.

Las influencias de Asplund y Aalto

Formado como arquitecto en la Real Academia de Arte de Copenhague, Utzon estuvo influenciado en sus inicios por dos figuras claves de la arquitectura escandinava, el sueco Gunnar Asplund y el finlandés Alvar Aalto. En 1957 ganó el concurso internacional para construir la Ópera de Sydney, la obra que le dio la fama mundial y que es considerada uno de los iconos visuales del siglo pasado.

Con un presupuesto que se había disparado y continuos retrasos en su construcción, el arquitecto, enfrentado con las autoridades locales, abandonó la ciudad australiana en 1966, jurando que nunca regresaría, al ver que la construcción del interior de su obra maestra era encargada a otros arquitectos, sin respetar sus planes originales.

No obstante, el paso del tiempo y la insistencia del gobierno del estado de Nueva Gales del Sur, al que pertenece Sídney, convencieron a un anciano Utzon a dirigir hace unos años un proyecto de reforma, que incluía mejoras de la acústica y cambios en el interior.

La influencia de la naturaleza

«[La Ópera de Sydney]» Sintetiza todas sus virtudes como arquitecto y hace que podamos pensar que lo que hacemos puede llegar a estar muy por encima de lo que somos», declaró una vez el arquitecto español Rafael Moneo, quien trabajó de joven en el estudio de Utzon en Dinamarca.

La presencia de la naturaleza –sus formas y estructuras, su principio de crecimiento– como fuente de imaginación y su capacidad para captar la esencia en arquitecturas de otras culturas son rasgos centrales de una obra en la que también destacan las casas Kingo (Elsinor, Dinamarca, 1956-59), la iglesia de Bagsbvaerd (Copenhague, 1968-76) y el Parlamento de Kuwait (1972-82).

Fuente: El Periodico


Casa de Utzon

Conjunto elineber elsinore


Iglesia de Bagsværd Copenhagen


Kingohusene Elsinore

Loading Facebook Comments ...
Te gustó el contenido de este sitio? Suscribite aquí y recibirás períodicamente las nuevas publicaciones en tu e-mail.

Vea también...

  • No tiene mas proyectos este usuario en el portal.