La pinterización de la Arquitectura.


Nos encontramos en una época donde el mundo de la arquitectura ha logrado desapegarse del modernismo y del estilo internacional, sin desmeritar sus aportes, y ha entendido la importancia de la mirada regionalista como catalizadora de las culturas, de la memoria y de la arquitectura, pero se está volviendo a recaer.

El impacto de las redes sociales y la época de la inmediatez nos encuentran en una amalgama de imágenes y proyectos que vuelve a embarrar la cancha de la producción arquitectónica con ese estilo internacional banal que no aporta nada a la arquitectura y a la ciudad, sino todo lo contrario, a causa de esta vida liquida y producción automática serial, sin autocrítica, sin teoría ni reflexión.

La época del copy paste.

La mayoría de las ciudades latinoamericanas se han desarrollado gracias a la inversión inmobiliaria y no a un plan urbano integral de crecimiento. Por culpa de políticos escuetos o corruptos, el resultado de esto son ciudades congestionadas, contaminadas, horizontales y poco eficientes.

Lamentablemente, se sigue permitiendo a los desarrolladores que inviertan en cualquier punto urbano sin ninguna regulación, pero lo más angustioso son las facultades de arquitectura y sobre todo las privadas, donde se producen ejercicios y proyectos que nada tienen que ver con la realidad económica, cultural, social, y ambiental donde vivimos. Todos los días vemos proyectos publicados en las redes sociales que podrían pertenecer a cualquier país, ciudad o región… las plataformas de arquitectura han diluido también esta identidad regional, con el afán de publicar novedades diariamente para obtener tráfico.

En las universidades los alumnos ya no imaginan, no leen teoría, no escuchan a sus docentes. En vez de eso tienen a google, a Pinterest o a instagram que les solucionan las exigencias. Los docentes, por su parte, sin rigor, cansados, con sueldos miserables, se han dado por vencidos y aprueban cualquier proyecto que se digne de una aceptable composición formal y de una mínima disposición de elementos funcionales.

Luego descubrimos en la ciudad como prosperan las intervenciones importadas, intervenciones que representan menos del 20% de la arquitectura realizada por arquitectos en una ciudad, y, en ese 20%, cada día es menor la producción arquitectónica que aporta a una identidad, a una cultura, a una sociedad. Así como Mc Donalds y otras cadenas desplazan año tras año a las gastronomías locales y poco a poco van disolviendo la cultura arraigada en la gastronomía, en los sabores ancestrales y tradiciones locales, Pinterest está licuando la arquitectura y la ciudad, y lo peor es que lo hace mediante los propios arquitectos cómplices e ignorantes de tal calamidad.

No podemos seguir enceguecidos con la viralización de novedades queriendo repetirlas, no podemos permitir que clientes nos obliguen a resolver un proyecto mediante una foto de Pinterest. Hay que desarmarlos y explicarles la importancia de la arquitectura regional como hecho cultural, como testimonio de una época que genera identidad en la sociedad, y que esos proyectos de Pinterest pertenecen a otra sociedad que no tiene nada que ver con la nuestra. Hay que aplastar rápidamente dichas referencias.

La importancia de los Salmona, Legorreta, Scrimaglio, Benitez, Mamani, Dieste, Barragán, Niemayer…

Si como colectivo de arquitectos latinoamericanos seguimos cegados por las nuevas tecnologías, por la arquitectura del espectáculo de la morisqueta y la bufonería, dejando de lado a los referentes locales por soberbios e ignorantes, nuestras ciudades seguirán perdiendo identidad y condenaremos a nuestros nietos a una generación de turistas urbanos abstraídos con tanta tecnología, viviendo ciudades licuadas por la Pinterización de la Arquitectura.

Arq. Nicolás Morales Saravia
info@biocons.com.py