Los 5 Problemas más comunes que ocasionan humedad y goteras en las construcciones.


Lo primero, definir el origen de la patología y a que área pertenece.

Se definen según:

  1. Lesiones Físicas: causadas por la humedad, suciedad, erosión, insectos.
  2. Lesiones Mecánicas: sus causas se deben a un factor mecánico: grietas, fisuras, deformaciones, desprendimientos y erosión debida a esfuerzos mecánicos.
  3. Lesiones Químicas: previamente a su aparición interviene un proceso químico (oxidación, corrosión, eflorescencias, organismos vivos, etc.).

Luego se clasifican:

  1. Patologías de las terminaciones, lesiones menores.
  2. Patologías de los suelos, según el tipo de suelo donde se asienta la construcción.
  3. Patología de los elementos estructurales.
  4. Patologías en las instalaciones.

 

1 Fisuras y Grietas

La diferencia entre las fisuras y las grietas es su tamaño. Las primeras son hasta 2 mm, las grietas superan los 2 mm y pueden ser tanto verticales como horizontales. Las fisuras aparecen por las variables de temperatura y humedad o un mal curado de los morteros o instalaciones defectuosas, vencidas, además las grietas pueden ser ocasionadas por problemas estructurales, de cimientos, de suelos.

Comúnmente mamposterías o muros verticales revocados con aislaciones vencidas, o mal ejecutadas, comienzan absorber humedad, y luego aparecen grietas, moho, manchas, hacen que el ladrillo se desprenda del mortero, y además de fisuras aparecen manchas blancas por eflorescencia.

2 Deformación de las estructuras de madera.

La madera utilizada para estructuras de techo, maderamen o bovedillas suele hincharse y deformarse flexarse, a causa de una humedad excesiva en el ambiente o una madera verde, esto provoca un efecto en cadena, dependiendo del material que dialogue con la madera, puede provocar fisuras, hundimientos y desprendimientos, por ejemplo de tejuelones, tejas, membranas, tejuelitas, ladrillos, esto ocasionaría goteras.

En la actualidad se vende madera sin estacionar, o que tiene cupii (termitas), o se engaña a los clientes con tipos de maderas que no son lo que dicen, hay que verificar la madera antes de comprarla con ojo crítico.

3 Suciedad en canaletas y desagües.

Este es uno de los problemas mas comunes, las construcciones que están cobijadas por árboles, son las que mas deben prestar atención al mantenimiento de todos los desagües de techos, canaletas, caños de bajada, inclusive sobre el techo directo.

El propietario deberá hacer mantenimiento mensualmente y prestar mayor atención en época de otoño y verano donde los arboles desprenden sus hojas.

4 Instalaciones antiguas degradadas

Las instalaciones en las construcciones son difíciles de ver a simple vista ya que están embutidas, enterradas, escondidas en cielorrasos, etc. Pero una rotura o falla o envejecimiento puede causar una cadena de patologías en la construcción.

 

Un ramal de desagüe con el tiempo se corroe o se fisura, comienza a filtrar agua al exterior, a causa de esto pude ocasionar humedad en piso, paredes, también si filtra al terreno se asienta y con él los cimientos pueden verse comprometidos, por tanto comienzan a fisurarse las paredes, hundirse el contrapiso y piso, y peor aún la estructura de hormigón.

Detectar este tipo de filtraciones es muy difícil, pero existen algunos síntomas que uno puede ver a simple vista, cómo humedad, hongos, hundimiento, fisuras, olores, suciedad en el agua, etc.

5 Impermeabilizaciones vencidas

Así cómo el punto 3, el mantenimiento por parte del propietario es esencial.

Las impermeabilizaciones se clasifican en rígidas y flexibles, las rígidas son las realizadas in situ con morteros y aditivos, y las flexibles son las membranas y pinturas especiales, que absorben las contracciones y dilataciones provocadas por el clima, ambas son complementarias.

 

En nuestro país una vivienda debe estar aislada completamente produciendo una burbuja exterior impermeable, de modo que las acciones climáticas no puedan ingresar, las aislaciones se fisuran o rompen en los encuentros de diferentes materiales, en techos por desgaste del sol y lluvia, en cimientos por capilaridad a causa de envejecimiento de aislaciones horizontales, en zonas húmedas como cocinas baños, y en diversas acciones ajenas a la construcción.

Por tanto el mantenimiento anual es fundamental de todas las aislaciones de la vivienda, principalmente en el techo y encuentro con muros linderos.

Lo recomendado es usar pinturas blancas hidrófugas que además de mantener la humedad alejada, reflejan los rayos solares ayudando al aislamiento térmico interior y al efecto isla de calor exterior.

Arq. Nicolás Morales Saravia

Arquitecto y Docente FADA UNA

@bioconsarquitectos