El retroceso del urbanismo sostenible: Amenazas políticas a las bicisendas en ciudades con pésimo transporte público.


Los concejales de la ciudad de Asunción ceden ante la presión y pretenden eliminar las bicisendas en favor del automóvil, en la sesión del pasado miercoles del corriente aprueban minuta para eliminar la bicisenda sobre la calle Palma en el Centro Histórico de la Ciudad (CHA).

El concejal Miguel Sosa de Asunción presentó una minuta N° 2.503/23 el pasado 12 de abril, a través de la cual solicita a la Intendencia Municipal que suspenda los efectos de la implementación de la bicisenda en la calle Palma y arbitre los medios necesarios para la recuperación del espacio. En la misma se destacaba que la bicisenda ocupaba gran parte de la calzada y dificultaba no solo el tráfico en la zona, sino también el normal desarrollo de los comercios.

En la ciudad de Fernando de la Mora la Junta Municipal resolvió suspender temporalmente las obras de construcción de la bicisenda, hasta contar con un estudio más detallado del proyecto.

Por otra parte, nos enterábamos como la Municipalidad de Asunción no aprobaba la obra de los nuevos Ministerios en el CHA, justificando la falta de accesos o ampliación vial a los mismos, aludiendo que se producirá un grave congestionamiento, edificios que albergarán aproximadamente 5.000 funcionarios públicos. Contrariamente desean eliminar la bicisenda de calle Palma, una alternativa de acceso a ésta misma zona.

El papel crucial de las bicisendas en la movilidad sostenible. Por qué su eliminación en una ciudad caótica y congestionada es un retroceso:

En una ciudad congestionada donde los tiempos de viaje son eternos y la cantidad de automóviles supera ampliamente a la capacidad vial, las bicisendas son una solución fundamental para aliviar la congestión y mejorar la movilidad urbana.

Las bicisendas no son una solución aislada, sino que deben ser parte de un enfoque integral de movilidad urbana sostenible. Es necesario complementar las bicisendas con otras alternativas de transporte público, como el transporte masivo, el transporte público no motorizado y el transporte compartido, para ofrecer una variedad de opciones de movilidad a los ciudadanos y fomentar una cultura de transporte sostenible.

Sin embargo, a pesar de los beneficios evidentes de las bicisendas y de una visión a futuro de una ciudad sostenible, la eliminación de estas infraestructuras debido a la presión política y popular es un retroceso en la búsqueda de una movilidad urbana sostenible. La falta de coraje y planificación urbana integral por parte de los políticos para enfrentar los desafíos de una ciudad caótica y congestionada con medidas populistas y arbitrarias solo perpetúa el problema, aumentando la dependencia del automóvil y contribuyendo a un futuro insostenible.

Es crucial que los políticos y tomadores de decisiones comprendan la importancia de las bicisendas como una solución efectiva para mejorar la movilidad urbana y promover la sostenibilidad en una ciudad. Es necesario que se implementen políticas y planes de movilidad urbana integral que prioricen la inversión en infraestructuras para bicicletas, así como la complementación con otras alternativas de transporte sostenible. Esto incluye la planificación y diseño de redes de bicisendas conectadas, seguras y accesibles, así como la promoción de una cultura de respeto y prioridad para los ciclistas en las vías urbanas.

Además, es importante involucrar a la comunidad en la toma de decisiones relacionadas con la movilidad urbana. Los ciudadanos deben ser escuchados y tener la oportunidad de participar en la planificación y diseño de infraestructuras de movilidad, incluyendo las bicisendas, para asegurar que se ajusten a las necesidades y demandas de la comunidad.

Una ciudad que no evoluciona en movilidad sostenible está destinada a un futuro poco prometedor y desfavorable.

La dependencia continua del automóvil y la eliminación de opciones de transporte sostenible, como las bicisendas, solo contribuirá a más congestión, la contaminación y la disminución de la calidad de vida en la ciudad. Es hora de que los políticos muestren coraje y liderazgo en la planificación y diseño de infraestructuras de movilidad sostenible, priorizando las necesidades de la comunidad y promoviendo un futuro urbano más saludable, sostenible y accesible para tod@s.

Asunción debe ser ejemplo para el resto de las ciudades del Paraguay, no un mal ejemplo:

 

error: Contenido protegido.