La COP28 Revela que la Planificación Urbana Sostenible es la Barrera para Evitar el Colapso Climático.


La decisión de Emiratos Árabes Unidos de albergar la COP28 genera controversias, dado su estatus como uno de los principales productores de petróleo y gas. Con el 29% de sus ingresos vinculados a los combustibles fósiles, la elección destaca la inclusión de naciones dependientes de industrias contaminantes en las negociaciones climáticas.

A pesar del Acuerdo de París en 2015, los compromisos actuales no avanzan lo suficiente. Las proyecciones indican un aumento de la temperatura global entre 2.1 y 2.8 grados Celsius, lo que podría desencadenar consecuencias irreversibles y eventos climáticos extremos más frecuentes e intensos.

Carbón, petróleo y gas son el cáncer del planeta.

La ciencia respalda la idea de que el carbón, el petróleo y el gas son los principales impulsores del cambio climático. La COP28 busca impulsar un mandato para triplicar la capacidad mundial de energía renovable de 3,400 GW en 2022 a alrededor de 11,000 GW en 2030, un paso esencial hacia la transición a fuentes de energía más sostenibles.

Captura y Compensación de Carbono la opción placebo.

Aunque se considera una solución residual, la captura y compensación de carbono sigue siendo un tema debatido. La COP28 podría abordar esta cuestión y destacar la necesidad de reducir radicalmente la dependencia de los combustibles fósiles.

Fondo para países pobres.

La Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y otros anunciaron contribuciones inmediatas por un total de alrededor de US$400 millones para los países con menos recursos que sufren los impactos del cambio climático.

En la conferencia COP28, después de tres décadas desde que se planteó por primera vez la idea, se alcanzó un acuerdo crucial sobre «pérdidas y daños». Este anuncio fue recibido con prolongados aplausos y considerado «inteligente» por parte de Emiratos Árabes Unidos, a pesar de las críticas previas a la conferencia.

El acuerdo aborda los impactos de fenómenos meteorológicos relacionados con el clima y representa una parte importante y polémica de la conferencia. Estados Unidos, que inicialmente tenía reservas sobre el texto del fondo para pérdidas y daños, lo aceptó en esta sesión. Este fondo busca proporcionar financiamiento para ayudar a los países afectados por la destrucción causada por eventos climáticos extremos, como tormentas y sequías, una necesidad que ha estado ausente hasta ahora.

Invertir en la Planificación Urbana.

La planificación urbana desempeña un papel crucial en abordar el cambio climático. Sobran ejemplos de ciudades que han implementado estrategias eficaces incluyen la integración de sistemas de transporte sostenibles, el fomento de espacios verdes y la promoción de la eficiencia energética en edificaciones, pero son insuficientes.

La integración de energías renovables y la creación de vecindarios sostenibles son pasos cruciales. La planificación urbana puede mitigar la huella de carbono al diseñar comunidades que fomenten la sostenibilidad y reduzcan la dependencia de los combustibles fósiles.


Bilbao antes y después

Las acciones más eficientes para sobrevivir al Cambio Climático:

Desarrollo de Transporte Sostenible:

Establecer sistemas de transporte público eficientes, promover la movilidad activa (peatonalizaciones), e integrar opciones de transporte a gran escala.

Diseño de Espacios Verdes:

Introducir áreas verdes en entornos urbanos no solo mejora la calidad de vida, sino que también ayuda a absorber carbono y reducir el efecto isla de calor urbano. La plantación de árboles y la creación de parques urbanos pueden iniciarse rápidamente y ofrecer beneficios inmediatos.

Eficiencia Energética en Edificaciones:

Promover estándares de construcción sostenibles, fomentar la eficiencia energética en edificaciones y facilitar la transición a fuentes de energía renovable en áreas urbanas.

Ordenación del Territorio:

Planificar un desarrollo urbano que reduzca la dispersión urbana y fomente la concentración de actividades reduce la necesidad de transporte y la huella de carbono asociada. Políticas de zonificación y regulaciones que promuevan un crecimiento urbano sostenible son medidas fundamentales.

El cambio climático no es una especulación, es una realidad inquietante que ha sido causada inequívocamente por los seres humanos. La temperatura de la superficie terrestre ha aumentado en promedio 1,1 grados Celsius desde la Revolución Industrial (1850), y lo más alarmante es que este calentamiento se está acelerando. Si tomamos como referencia el incremento de la temperatura desde 1970 hasta la fecha actual, estamos presenciando un calentamiento sin precedentes en los últimos 2000 años, según advierte el IPCC.

¿La causa de esta emergencia climática? Los gases de efecto invernadero, especialmente el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, todo producto de las actividades humanas. La magnitud y rapidez de este cambio climático son señales inequívocas de que estamos enfrentando una crisis sin precedentes, cuyas consecuencias ya están afectando nuestro planeta de manera irreversible.

La COP28 representa un momento crítico para impulsar acciones decisivas y compromisos significativos. Mientras se abordan los desafíos globales, la planificación urbana emerge como un componente esencial para construir un futuro sostenible. La atención mundial se centra en Dubái, esperando que esta cumbre marque un hito en la lucha contra la crisis climática y la construcción de ciudades resilientes y sostenibles.

error: Contenido protegido.