Urbanismo espontáneo: las veredas, cartelerías y retiros.


El Dogma del Libre Mercado y sus Consecuencias Urbanas.

Vivimos en ciudades con veredas ‘libres’ que son más un campo de obstáculos que un espacio público. Bajo este paradigma, las veredas, ese crucial espacio público, han quedado en manos de los frentistas o propietarios, sin regulaciones claras ni estándares urbanísticos adecuados. Se nos plantea la cuestión de si la libertad absoluta, en el contexto urbano, conlleva una forma de anarquía que desafía la esencia misma de la planificación urbana.

La Planificación Urbana y su Relevancia

La preocupación subyacente es si todo el esfuerzo dedicado a estudiar la planificación urbana tiene un impacto real en la práctica. A pesar de estos esfuerzos, observamos que los políticos, influidos en gran medida por las presiones económicas, a menudo permiten un desarrollo urbano sin restricciones, lo que da como resultado ciudades que carecen de una estructura coherente, son caóticas en su disposición y, en algunos casos, presentan problemas estéticos evidentes.

Las Normativas Existentes y su Ineficacia

En la capital Asunción, existen mínimas regulaciones, pero en las ciudades del AMA son inexistentes como se ve en las fotos. Las Ordenanzas de Asunción N° 6/92, N° 25/96, N° 329/06, N° 19/11 y N° 217/12, delinean cómo deben ser diseñadas y construidas las veredas por parte de los propietarios de las viviendas. Sin embargo, la realidad nos muestra que estas normativas han resultado ineficaces. La pregunta que debe hacerse es por qué las veredas de nuestras ciudades siguen siendo deficientes.

 

Veredas que Moldean la Experiencia Urbana

Las mejores experiencias urbanas, aquellas que dejaron una impresión duradera en nuestra memoria, a menudo están relacionadas con largas caminatas sobre veredas amplias, agradables, bien mantenidas y seguras. En contraste, en ciudades como Limpio, Ñemby y San Lorenzo, ciudades que han experimentado un crecimiento acelerado, observamos una realidad desafiante, la falta de veredas o la existencia de veredas extremadamente estrechas y peligrosas. Ha llevado a que las personas caminen por las calles, con apuro y ansiedad, en busca de seguridad.

La Trascendencia de las Veredas en la Vida Urbana

Las veredas, a menudo pasadas por alto por los municipios, deben ser abordadas y reconstruidas en la mayoría de nuestras ciudades. La calidad de las veredas tiene un impacto significativo en el comportamiento de los ciudadanos. Un ejemplo de esto es un centro comercial, que no es más que una vereda amplia con control privado de seguridad y climatización. En lugares como estos, observamos un comportamiento más responsable por parte de las personas.

Consecuencias del Urbanismo Espontáneo:

  1. Problemas de Accesibilidad: El crecimiento no planificado de las ciudades puede dar como resultado una falta de acceso a servicios esenciales, como el transporte público, la atención médica y la educación. La falta de planificación adecuada también conduce a problemas de movilidad, congestión del tráfico y un aumento en los tiempos de desplazamiento.
  2. Degradación Ambiental: La urbanización sin regulación puede llevar a la degradación del entorno natural, incluyendo la deforestación, la destrucción de hábitats naturales y la contaminación del aire y el agua.
  3. Inequidad Social: El urbanismo espontáneo tiende a afectar desproporcionadamente a las poblaciones más vulnerables, ya que a menudo se ven forzadas a vivir en condiciones precarias y con acceso limitado a servicios básicos. Esto contribuye a la profundización de las brechas socioeconómicas y la desigualdad.
  4. Inseguridad y Delincuencia: La falta de planificación puede dar lugar a áreas urbanas inseguras, donde la delincuencia y la violencia son más frecuentes. La ausencia de calles bien iluminadas, la falta de áreas verdes y la concentración de la población en espacios reducidos pueden contribuir a un entorno poco seguro.


Av. Eusebio Ayala Asunción Paraguay

2 Ejemplos que afirman cómo el mercado dominante moldea la ciudad:

1 EJEMPLO: PARQUE EN ARANJUEZ/FELIX BOGADO Vs SUPERMERCADO:
¿Crear un bosque urbano o construir edificios?

Un “progresista» valoraría especialmente las bondades en salud y disfrute a corto y largo plazo de una zona verde, mientras que un “conservador» valoraría más la creación de puestos de trabajo. Por otra parte, un “liberal» dejaría que el mercado decidiera qué es lo más rentable y, si nadie paga por usar una zona verde, eso sería para él una señal clara de que nadie quiere zonas verdes. Finalmente, el “totalitario» haría lo que a él le pareciera mejor según su propia opinión o interés personal.

Luego las ordenanzas o leyes se adaptan a la ideología dominante.

2 EJEMPLO: CRECIMIENTO DE GASOLINERAS EN ASUNCIÓN:
Crecimiento indiscriminado de Gasolineras en Asunción.

Mediante una acción de inconstitucionalidad promovida por la Cámara de Distribuidoras del Paraguay, dejaron sin efecto la ordenanza que limitaba la distancia mínima de 1.000 m entre gasolineras con el argumento «la ordenanza va contra el libre mercado».

Autores como David Harvey, Jane Jacobs, Jordi Borja, Manuel Castells, han investigado y ampliado la relación entre mercado y urbanismo: el desarrollo inmobiliario, la especulación de tierra, la infraestructura funcionalista, el diseño de espacio público… se moldea y desarrolla según la ideología dominante.

La Importancia de la Planificación Urbana:

Para abordar eficazmente el problema del urbanismo espontáneo y la mancha de aceite en el crecimiento urbano, es esencial la implementación de una planificación urbana sólida y regulaciones efectivas. Esto implica:

  •  Zonificación adecuada: Definir zonas específicas para diferentes tipos de desarrollo, lo que garantiza un uso del suelo coherente y sostenible.
  • Infraestructura adecuada: Planificar y construir infraestructura esencial, como carreteras, transporte público, suministro de agua y alcantarillado, de acuerdo con el crecimiento proyectado de la población.
  • Normativas de construcción: Establecer regulaciones de construcción que promuevan la seguridad y la calidad de la vivienda, y que consideren las necesidades de las personas con bajos ingresos.
  • Participación ciudadana: Involucrar a la comunidad en el proceso de planificación para asegurarse de que sus necesidades y preocupaciones sean tenidas en cuenta.

Hacia Ciudades Vivas y Seguras

La vida urbana no se trata únicamente de trabajo. Las personas se desplazan por placer, cultura, curiosidad, integración y salud. Las ciudades bien planificadas, con veredas de calidad, fomentan una sociedad más sensible, empática, pensativa, creativa y solidaria. La inversión en veredas no solo enriquece la vida de la sociedad, sino que también mejora la experiencia urbana en su conjunto.

Incremento de Plusvalía y Atracción de Inversionistas

Además de los beneficios para la calidad de vida de los ciudadanos, la inversión en veredas puede aumentar la plusvalía de las propiedades en las áreas circundantes. Esto, a su vez, atrae inversionistas interesados en el desarrollo sostenible de la ciudad.

Es imperativo que los municipios asuman la responsabilidad de reconstruir y mantener veredas de calidad en nuestras ciudades. El urbanismo espontáneo, resultado de la falta de regulación y planificación, no puede ser el futuro de nuestras ciudades. La planificación adecuada es esencial para construir entornos urbanos de alta calidad que fomenten una vida ciudadana plena y segura. En última instancia, el urbanismo no debe ser una manifestación del mercado sin restricciones, sino una expresión de la visión y planificación de una comunidad que aspira a un futuro urbano más atractivo y sostenible

error: Contenido protegido.