Resumen: con la ola de nuevas inversiones inmobiliarias que están realizando los capitales en las principales ciudades de Paraguay y Latinoamérica, comparto textualmente estos párrafos del libro Arquitectura y Política de Montaner de la editorial Gustavo Gili, nadie lo puede comunicar mejor que el propio autor. Nicolás Morales

GLOBALIZACIÓN Y UNIVERSO RIZOMÁTICO

Podríamos establecer que se evidencian cambios sustanciales en tres tipos de fenómenos, que caracterizan las ciudades, los territorios y los Estados a principios del siglo XXI.

En primer lugar, por lo que respecta a los capitales. La fuerza, velocidad y voracidad del capital especulativo, con su gran capacidad para invertir en contextos locales y nacionales, utilizando nuevos productos y estrategias financieras, ha transformado totalmente un panorama que tiende a dualizarse, entre las metrópolis globales que aprovechan los flujos de capitales y los inmensos territorios marginados de las inversiones.

En segundo lugar, los cambios a la escala de las personas, a raíz de fuertes movimientos migratorios de las últimas décadas, que en esta época poscolonial han generado cambios sociales trascendentales, con grupos culturales agrupados y situado en contextos urbanos muy lejanos a sus lugares de origen.

La tercera variable, las tecnologías de la comunicación –internet, televisión, satélite, teléfono móvil, etc- potencian que, en un panorama fragmentado, la inmigración se viva en el espacio real tanto de origen como de destino. Se está físicamente en un sitio pero, mentalmente, se puede estar en otro.

ARQUITECTOS ESTRELLA PARA LA FÁBRICA PLANETARIA

A partir de la década de 1990, este fenómeno también ha demostrado su gran influencia en el mundo de las arquitecturas de élite, y pasaron a predominar las imágenes mediáticas por encima de los edificios reales. Todo ello es expresión de lo ya anunciado por Marshall McLuhan en la década de 1960: el predominio de los medios visuales de la comunicación por encima del lenguaje y de los contenidos; algo que ha sido objeto de estudio por parte de autoras como Beatriz Colomina.

Esta situación va potenciando el espacio mediático de una serie reducida de estrellas de la arquitectura y otra serie de grandes despachos multinacionales, presentes en todos los con cursos internacionales y que copan el proonismo en las revistas internacionales, como El Croquis; revistas que además, niegan los valores sociales y contextuales de la arquitectura real y proponen solo imágenes. Del arquitecto liberal desde la posguerra hasta la década de 19870 – como Alison y Peter Smithson o James Stirling – o los arquitectos proonistas del proyecto crítico – como Aldo Rossi o Carlo Aymonino – se ha pasado a ser los arquitectos estrella promocionados por los medios de comunicación, que producen edificios para el poder político y económico, para la global class.

¿Cómo se sitúa la arquitectura en este nuevo contexto? ¿Cómo puede desarrollarse otra arquitectura que intente rechazar esta servidumbre de los intereses dominantes? ¿Existen alternativas desde la realización de proyectos públicos de interés social? ¿Cuál es y cuál puede ser la función de arquitectos y urbanistas en unas sociedades en las cuales los promotores públicos necesitan proyectos, muchas veces sin sentido, para legitimar su poder o hacer olvidar crisis generadas por sus insuficiencias e incompetencias? ¿Existe alguna posibilidad de actuar con los promotores privados cuando estos están nutridos por capitales financieros que fluctúan continuamente? ¿Cuáles deben ser los objetivos de unos arquitectos que trabajan para una sociedad que se ha transformado tanto? Si existe una banca ética. ¿puede realizarse una arquitectura ética?

Cada uno de los fenómenos apela a la posición ética de los arquitectos y los urbanistas. En relación con los capitales dominantes, ¿aceptará el arquitecto ser solo una pieza más del engranaje de las inversiones, legitimando todo tipo de operación, incluidas las descaradamente especulativas, antisociales e insostenibles? Con relación a la complejidad de la sociedad, ¿seguirá proyectando solo para unas élites y minorías o se hará sensible a las necesidades de los sectores sociales más vulnerables, con el objetivo de construir una sociedad más equitativa? Teniendo en cuenta el poder y la rapidez de los medios de información, ¿entrará a formar parte de los grupos de poder para promover las imágenes de sus obras, despreciando los efectos que tienen sobre la realidad y la sociedad, o intentará mantener una posición crítica y cultural dentro de los medios de comunicación de masas?
En definitiva, ¿es posible hoy un proyecto crítico, alternativo a los intereses del mercado, desde la teoría y la práctica de la arquitectura y el urbanismo contemporáneos?

¿y en Paraguay que aporte social traen estos grandes emprendimientos inmobiliarios a la ciudad, están siendo controlados por las autoridades competentes para que cumplan con las responsabilidades sociales, ecológicas y económicas?

Autor/es:

Loading Facebook Comments ...
Te gustó el contenido de este sitio? Suscribite aquí y recibirás períodicamente las nuevas publicaciones en tu e-mail.

Vea también...